Alimentación en el Embarazo

enero 20, 2020 Publicado por Leticia Mancuello
Lic. Marcia Farías – Nutricionista

El embarazo es una condición que demanda una alimentación especialmente adecuada y cuidados especiales para prevenir enfermedades o complicaciones posibles tanto en la gestante como en el bebé.

La pregunta recurrente es, ¿se debe comer por dos?

La respuesta es NO. Este es un mito que se busca derribar, ya que anteriormente e incluso hasta nuestros días se sigue creyendo que debe ser así. Sin dudas, los requerimientos de energía y micronutrientes aumentan, pero no por dos. Hablando de calorías se deben aumentar unas 300 – 500 por encima de las consumidas anteriormente, y esto recién es posible, por lo general, a partir del segundo trimestre del embarazo debido a los malestares comunes durante el primer trimestre.

La segunda pregunta más común es, ¿cuántos Kg es normal aumentar durante este periodo? Eso depende básicamente del peso con que la mujer quedó embarazada, si la misma se encontraba dentro del rango de peso saludable y si es feto único, lo ideal es que aumente 400g por semana, a partir del segundo trimestre. Sin embargo, si estaba con obesidad el aumento debe ser menor, sólo 300g semanales siempre a partir del segundo trimestre; pero si se inició el embarazo con bajo peso, es ideal aumentar 500g semanales.

Aumente el consumo de frutas, verduras y legumbres por su alto contenido en vitaminas, minerales, fibras y agua.

En tal sentido, lo que no puede faltar en la dieta de una mami es:

  • Ácido fólico: es importante para la prevención de defectos congénitos en el feto, así como para el adecuado desarrollo del cerebro y los nervios. Alimentos que contienen esta sustancia: hojas verdes oscuras, porotos, lentejas, nueces.
  • Calcio: es un mineral imprescindible en esta etapa debido a su función formadora de huesos y dientes, contribuye al buen funcionamiento cardiovascular y las contracciones musculares. Se encuentran en lácteos como yogurt, queso y leche; así como en sardinas, sésamo y alimentos enriquecidos con dicho mineral. Si realiza una alimentación vegetariana es recomendable consultar con su médico y nutricionista para garantizar su consumo adecuado y optimizar su absorción, debido a que la deficiencia de calcio no se observa a corto plazo sino a largo.
  • Vitamina D: la deficiencia de esta vitamina es muy común en nuestros días, ya que los hábitos de vida cambiaron y no pasamos tiempo exponiéndonos al sol como lo hacían las personas años atrás, lo cual es determinante para la obtención de esta vitamina. Su deficiencia puede producir consecuencias de salud en la gestante como en el bebé, tales como: debilitamiento del sistema inmune, preeclampsia, diabetes gestacional, asma, diabetes tipo I, bajo peso al nacer, baja absorción de calcio, entre otras.
  • Hierro: es necesario para la producción de proteínas de la sangre, para la correcta oxigenación y por supuesto para el buen funcionamiento de las defensas. Las demandas de hierro aumentan al doble prácticamente. Alimentos ricos en hierro: carnes, porotos, lentejas, vegetales de color verde oscuro.
  • Omega 3: es necesario para el buen desarrollo del cerebro del bebé, e incluso hay estudios que hablan de que su consumo durante la gestación y lactancia puede mejorar el coeficiente intelectual de los niños. Alimentos ricos en Omega 3: pescados, frutos secos, semillas de lino.

Observación: Hable con su médico acerca de la suplementación de algunos de estas u otras vitaminas y/o minerales, según necesidad.

Por último, les dejo algunos consejitos importantes:

  • Aumente el consumo de frutas, verduras y legumbres por su alto contenido en vitaminas, minerales, fibras y agua.
  • Preste mucha atención al consumo adecuado de agua, mínimamente 2lts. por día a fin de mejorar la digestión de alimentos y reducir el estreñimiento propio de esta etapa.
  • Evite las grandes cantidades de comida, es preferible aumentar la frecuencia para prevenir reflujos o malestares gástricos.
  • Limite el consumo de café a 1 taza por día y recuerde que el chocolate y algunas bebidas gaseosas también contienen cafeína.
  • Asegúrese de consumir frutas y verduras bien lavadas. Carnes, huevos y lácteos deben ser consumidos bien cocinados.
  • Evite mayonesas caseras, sushi, embutidos crudos, quesos y leche sin pasteurizar o cocinar.
  • Evite completamente el consumo de tabaco y alcohol.

Lic. Marcia Farías – Nutricionista

4
Deja un comentario

avatar
4 Comment threads
0 Thread replies
1 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
3 Comment authors
Emily PeñaEmily PeñsWhite Label SEOLiliana Recent comment authors
newest oldest most voted
Liliana
Guest
Liliana

Letiiii vas a ser mama 😍😍😍😍

White Label SEO
Guest

Awesome post! Keep up the great work! 🙂

Emily Peñs
Guest
Emily Peñs

Me encanto 🥰

Emily Peña
Guest
Emily Peña

Me encanto 🥰