Mi no religión, mi sí filosofía.

marzo 10, 2020 Publicado por Leticia Mancuello

Un Poco de mí

No recuerdo la fecha exacta ni el momento específico en el cual comencé a interesarme en la meditación, tal vez fue entre el 2015 y 2016, pero sí recuerdo estar buscando respuestas y una salida para todas mis preguntas y temores.

Para iniciar este relato debo decirles; desde los 11 años de edad no práctico ninguna religión, sí, a mí también me sorprende como tan joven renuncié a la religión católica, pues aquí nadie juzga a nadie, esa fue mi decisión. Cada ser humano es libre de elegir, y allí está el punto a veces las religiones crean un dogma sobre los seres humanos que los ciega completamente a la elección, sobre todo a la elección del bien, que no tenga una etiqueta de religión no significa que no sea buena persona y viceversa, que tengas una religión no te hace mejor o peor que otros. Comencé a investigar sobre las otras religiones mundiales, a leer y ver documentales sobre las mismas, comencé a entender que el ser humano necesita creer en algo, necesita tener fe. Esa misma fe se desarrolla en la mente, es allí donde el mindfulness cobró vida para mí, la atención plena, nuestra mente es tan poderosa que si la educamos de la mejor manera puede traernos resultados sorprendentes. Cuantas veces al día educas a tu mente? Podría ser cuando lees, cuando aprendes un nuevo idioma, cuando haces ejercicio, cuando tienes un hábito alimenticio saludable y así un sin fin de cosas positivas que puedes hacer para educar tu mente, tiene impacto no solo en la mente, sino espiritual y físicamente, una de las opciones que más me gusta es la meditación, sí, descubrí la meditación a través de mi curiosidad por el mindfulness, tienen mucha relación entre la psicología occidental y lo espiritual de las religiones orientales.

Trabajaba de 6 a 10 de la mañana en una radio y en mis ratos de canciones investigaba ya que tenía la computadora a mi disposición, en el 2016 una jovencita de 21 años, estaba deseosa de descubrir la vida, me enamoré con mentiras, de un hombre que se muestra bastante encantador pero con el tiempo es un verdadero manipulador. Tóxico al extremo, fue allí cuando inicie mi búsqueda al amor propio, me costó aceptar que era esa la clave para el bienestar, el mindfulness me encontró, comencé a trabajar en mí, en mi bienestar, inicié las prácticas de meditación en un templo budista, fui a clases del Dharma (filosofía budista) sentía tanta paz interior, escuchaba mantras, fue mucho trabajo, día a día luchar con los demonios externos e internos para sanar, sanar el alma, la mente y el cuerpo. Pero lo encontré! encontré al amor propio y la sanación, después de varias visitas a psicólogas, horas de ejercicio, enfoque en mí misma y muchas lágrimas, abracé la filosofía budista como mi filosofía, solté, dejé ir, me desapegué de las personas, viví el dolor pero lo solté, lo dejé ir!

Para mí no es una religión, es un estilo de vida, una filosofía de vida, cada uno es libre de creer y crear sus creencias, cada uno debe respetar las decisiones del otro ser, hay un mundo gigante afuera por descubrir, somos solo una parte mínima de la nada. Desde mi experiencia iniciar un viaje espiritual enriquecedor y nutritivo solo depende de una sola persona, de ti mismo, la verdadera ayuda y sanación esta en ti, en tu interior.

Arlise me invitó al retiro.

2018, una amiga que conocí en Brasil comentó un vídeo mío en las redes sociales comentándome acerca del retiro espiritual Budista tibetano, ese mismo día compré un vuelo a Porto Alegre, no pensé mucho y dejé que fluyera, un retiro de tres días en las montañas de Río Grande Do Soul.

Una experiencia mística, conocí a la Lama; sí! Era una mujer norteamericana de mirada suave y amable, se había casado con el Lama Tibetano (existen varias corrientes del budismo) al fallecer el hombre, ella queda como su sucesora. Meditación, charlas y comida! Mucha Comida; desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena, todo vegetariano pero delicioso! Era un lugar precioso e inmenso en medio de las montañas, junto con el templo en una colina, se encontraban diversas figuras del budismo, la Tara Vermelha (Tara roja) era la protagonista, si bien no soy de venerar imágenes les demuestro mis respetos. Dormía en una habitación compartida, a casi dos kilómetros, las actividades iniciaban todos los días a las 6am y culminaban máximo a las 10pm. Ese retiro contribuyo bastante en muchas decisiones de mi vida que las había tomado antes, pero con más certeza en esos días, ya que me propuse ser la persona de la cual me quiero rodear, desde ese momento entendí que lo único que necesito es estar bien por dentro para atraer a mí a las personas correctas, el amor correcto, los amigos correctos, el trabajo correcto hasta todo el entorno. Participé de este retiro con la intención de sumar nuevas experiencias, conocer personas que vibran en mi misma frecuencia, no con determinación religiosa, de hecho existen diferentes corrientes del Budismo, no es igual la que se practica en Japón que la que se practica en el Tibet, pero algo tienen en común y es su filosofía.

Más allá de los dogmas que existen en torno a las religiones y creencias, siempre debes dejar un espacio para desaprender viejas creencias y aprender nuevas y mejores, que te eleven como persona y si tienes la oportunidad de compartirlo con alguien que necesita escuchar de tu experiencia hazlo! también haz que sucedan las cosas, de buena manera, sin hacer daño a terceros, te sentirás motivado porque la motivación nace desde adentro! Haz algo por ti mismo hoy, no es egoísmo, es amor propio.

Un regalo de mí para ti, este mantra de sanación. Relájate, con una postura cómoda o acostada, te recomiendo usar auriculares y deja que tu mente desacelere, respira profundo con el diafragma, y siente, siéntete, siente ese amor interno que te quema. Me gustaría que lo intentes y comentes tu experiencia.

Mantra de humildad, compasión, auto sanación y alivio emocional. Reconecta la experiencia del infinito con lo finito y, por consiguiente, te rescata en medio de la prueba y el peligro.

Lety Estuvo Aquí

7
Deja un comentario

avatar
7 Comment threads
0 Thread replies
1 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
7 Comment authors
Liz OjedaAnaAntonellaMirnaLorena Recent comment authors
newest oldest most voted
Maribel
Guest

Wow por momentos recordé la movie
Eat pray love.
Tu historia me la hizo recordar. Felicidades y tenes razón, cada quien es libre de creer y practicar lo que quiera, siempre respetando a los demás

Gladys
Guest
Gladys

Excelente decision Lety! La felicidad esta dentro de nosotros, no necesitamos buscar afuera. Elevar estados de vida para lograr la iluminacion en esta existencia. Soy budista Gakkai, del Sutra del Loto.

Lorena
Guest
Lorena

Te felicito. Pensamos de la misma forma.
Yo soy atea desde muy chica y hasta ahora mis padres y familia no aceptan mis decisión de no creer lo que ellos creen. Pero bue. Solo importa lo que a uno le hace bien, respeto mucho a los que no opinan igual pero cuando se pasan de la raya creyéndose mejores que los demás, solo me voy y no vuelvo junto a esas personas tóxicas. Es mejor dejar ir lo que no te suma.

Que sigan los éxitos lety, saludos desde el suelo guaraní.

Mirna
Guest
Mirna

Justo hoy vi la película Comer, rezar y amar. Y se trataba se la meditación. Muy interesante. Lo cierto y concreto es que hay que sanar tu interior para transmitir paz a los demás!😘

Antonella
Guest
Antonella

Me encantoo!!

Ana
Guest

Me encantó Letty! Pienso igual, cada quien es libre de creer en lo que quiere

Liz Ojeda
Guest
Liz Ojeda

Muy lindo todo lo que expresaste, uno debe aprender a amarse a uno mismo primero, y debemos aprender a aceptar y respetar lo que el otro piensa o cree.